Enfermedades infecciosas y parasitarias
 
Aunque ha habido una reducción importante en la frecuencia y gravedad de las infecciones, gracias a la eficacia de los medicamentos y a la difusión de normas de prevención, las muertes por enfermedades infecciosas son todavía un problema de salud pública en nuestro país. Algunas enfermedades que se creían erradicadas o eliminadas, como el cólera y la tuberculosis, se han presentado en los últimos años.
 
Enfermedades que afectan el aparato digestivo
 

En nuestro país, las enfermedades del aparato digestivo más frecuentes son las infecciones intestinales, las cuales se producen por ingerir algún microbio o ciertas sustancias que éstos producen en alimentos contaminados. Estas infecciones se manifiestan con diarrea, evacuaciones líquidas o semilíquidas que pueden presentarse varias veces en un día. En los niños pequeños es frecuente la presencia de fiebre y la deshidratación.

Las enfermedades infecciosas del aparato digestivo que pueden requerir atención médica son las siguientes.

  • Amibiasis. Es una infección causada por la amiba o Entoamoeba histolytica, un protista parásito que se localiza en el intestino grueso, principalmente en el colon. La amibiasis produce malestar estomacal y diarrea que se alterna con estreñimiento, acompañada de moco y a veces con sangre, así como sensación de pujo (la persona se queda con ganas de evacuar). La infección por amibiasis puede llegar al torrente sanguíneo e invadir el hígado.

  • Cólera. El cólera es una enfermedad infecciosa común en países donde la población no tiene acceso al agua potable para beber y no cuenta con sanitarios o letrinas, lo que ocasiona la contaminación del agua y los alimentos.

El cólera es producido por la bacteria Vibrio cholerae, que al llegar al intestino produce una toxina sumamente dañina para su mucosa.

Sus síntomas son falta de apetito, molestia en el abdomen y diarrea líquida sin pujo, las evacuaciones son de color gris pálido con la presencia de moco. A menudo se presentan vómitos y deshidratación.

  • Heimintiasis. Se llama así a la presencia de gusanos (grandes o pequeños comúnmente llamados “lombrices”) en el intestino. Las parasitosis más comunes son las producidas por el áscaris, el tricocéfalo y los oxiuros.

    Cuando existen muchos áscaris en el intestino se produce malestar, cólicos, debilidad y abultamiento en el vientre de los niños. Los gusanos adultos suelen salir con el excremento, por lo que se puede hacer el diagnóstico de inmediato, o bien mediante análisis de laboratorio para identificar la presencia de huevecillos.

Medidas preventivas de las enfermedades del aparato digestivo. Entre las principales maneras de prevenir el contagio de las enfermedades digestivas están las siguientes:

  • Lavarse las manos después de ir al baño y antes de comer.

  • Beber agua potable hervida.

  • Lavar con agua corriente y jabón las frutas y desinfectar las verduras que se consuman crudas.

  • Disponer de excusados o letrinas para desechar las materias fecales.

  • Evitar consumir alimentos en la calle.

 
Enfermedades que afectan el aparato respiratorio
 

Las infecciones agudas del aparato respiratorio son muy frecuentes y causan ausentismo escolar y laboral. Se inician por lo regular en la nariz y faringe, se extienden por las mucosas del aparato respiratorio y afectan la nariz, oídos, garganta, laringe, tráquea y bronquios.

La mayoría de estas afecciones son causadas por virus, pero con frecuencia se asocian con bacterias. Los síntomas dependen de los órganos afectados. Si la laringe se inflama hay trastornos de la voz, si se inflaman los bronquios la tos es la molestia principal.

  • Resfriado común. Esta enfermedad extremadamente común es producida por un virus. Los síntomas y signos son de malestar general, dolor de cabeza, estornudos, escurrimiento nasal, sensación de carraspera en la garganta, dolores musculares; algunos enfermos tienen escalofríos y fiebre. La enfermedad puede limitarse a una sola parte de las vías respiratorias superiores, pero por lo general se propaga a oídos, laringe, tráquea y en ocasiones a los bronquios.

  • Influenza o gripe. Sus síntomas son muy parecidos a los del resfriado común, pero no se trata del mismo virus. Los síntomas son más agudos y prolongados que el resfriado, por lo que los enfermos pueden estar en cama varios días.

  • Síndrome faríngeo. El síntoma principal es el dolor de garganta, la faringe inflamada y las amígdalas crecidas (anginas o amigdalitis), dolor de cabeza, malestar general o fiebre. Es provocada por un virus o una combinación de varios de ellos y en ocasiones lo causa la bacteria denominada estreptococo.
 
 

Fig. 1 Virus de la influenza.

 

Medidas preventivas de las enfermedades del aparato respiratorio. La prevención de enfermedades del aparato respiratorio se logra a través de las siguientes medidas:

  • Evitar enfriamientos con el uso de ropas adecuadas.

  • Acudir al médico cuando un resfriado común se complique.

  • Evitar el consumo del tabaco y realizar ejercicio físico al aire libre, en lugares no contaminados.
  • Evitar la cercanía con los enfermos, ya que algunas enfermedades se transmiten al hablar, estornudar o toser.
  • Tener una buena nutrición.
 
Enfermedades no transmisibles
 

Las enfermedades no transmisibles se producen por la acumulación de factores negativos que lentamente deterioran ciertos tejidos y funciones. Tienen un largo periodo de latencia y al comienzo de la enfermedad los síntomas no son definidos por lo que puede retardarse el diagnóstico.

Las enfermedades no transmisibles más sobresalientes en México son las del corazón, incluida la hipertensión, el cáncer, la diabetes y las enfermedades reumáticas.

Por la influencia que tienen las medidas preventivas aplicadas desde la niñez y la adolescencia describiremos la hipertensión, la diabetes y la caries dental. También se explicarán dos enfermedades frecuentes entre los adultos: el cáncer cérvico uterino y el infarto al miocardio.

  • La hipertensión. En estudios realizados en todo el mundo, se ha descubierto que entre el 10 y el 30% de las personas tienen la presión alta, es decir, sufren de hipertensión.

La hipertensión esencial es la más común; no se conocen sus causas, pero sí los factores que la predisponen, éstos son la obesidad, el tabaquismo, la tensión nerviosa o estrés y el abuso en el consumo de la sal.

Aunque la hipertensión afecta más a los adultos, hay muchos casos también entre los jóvenes. A esta enfermedad se la ha llamado el “enemigo silencioso” porque en su inicio no presenta síntomas aunque avance gradualmente.

  • Síntomas. La hipertensión puede estar presente por muchos años sin que exista otro signo que la elevación de la presión sanguínea descubierta al hacer la medición con un aparato. Los enfermos que tienen síntomas se quejan de mareos, palpitaciones, dolor de cabeza.

Cuando la enfermedad avanza, se presentan síntomas que corresponden al órgano afectado, ya sea el corazón, la retina o los vasos sanguíneos del cerebro. Prevención. Para prevenir esta enfermedad se debe mantener un peso adecuado, ingerir poca sal, hacer ejercicio moderado, no fumar ni ingerir bebidas alcohólicas y evitar el estrés.

 
 

Fig. 2 El manómetro se utiliza para medir la presión.

 
  • Diabetes. La diabetes es un trastorno del metabolismo de los glúcidos que se manifiesta por aumento de glucosa en la sangre. Las encuestas de salud indican que el número de diabéticos en México es muy elevado. Esta enfermedad no se puede curar pero sí controlar.

Las complicaciones son ceguera, enfermedad de los riñones y gangrena. Los obesos presentan más casos de diabetes y en los diabéticos son más frecuentes las infecciones y los infartos al miocardio.

  • Síntomas. Los síntomas de la diabetes son el aumento en la cantidad de orina, sed intensa, mayor necesidad de comer. El aliento y la orina tienen un olor parecido al de la acetona. Prevención. Para prevenir la diabetes es importante evitar la obesidad desde la infancia; ingerir una dieta suficiente, variada y equilibrada; realizar ejercicio físico moderado. El examen médico periódico de las personas que tienen familiares diabéticos, permite diagnosticar y controlar los casos hereditarios.
  • La caries dental. La caries es una enfermedad de origen infeccioso que afecta con mayor frecuencia a los seres humanos. La caries consiste en la dilución y desintegración del esmalte, la dentina y la pulpa y, en algunos casos, los tejidos que rodean a los dientes.

Las bacterias que existen en la boca producen una desmineralización de las piezas dentales; en ese proceso contribuyen los ácidos que se forman por la fermentación de los glúcidos. Todos los azúcares favorecen las caries pero sobre todo los que se añaden a los alimentos, como los pasteles, chocolates, dulces y refrescos.

  • Síntomas. Los síntomas más comunes de las caries son el dolor y la inflamación, especialmente cuando la cavidad es profunda y cuando hay infección.
  • Prevención. Aumentar la resistencia de los dientes con la aplicación de flúor y con la disminución de azúcar en la dieta. La prevención y eliminación de la placa bacteriana, que es un agregado de bacterias y componentes de la saliva que se adhiere a los dientes. La medida más útil es el cepillado correcto de los dientes después de ingerir los alimentos.
 
 

Fig. 3 Pieza dental afectada por la caries.

 
  • Cáncer cérvico uterino. Es una alteración del tejido del cuello del útero que inicialmente no tiene síntomas. Si no se diagnostica oportunadamente puede ser fatal.

  • Síntomas. Los síntomas se presentan cuando ya está muy avanzada la alteración de los tejidos uterinos y se presentan hemorragias, hay pérdida de peso y dolor abdominal.
  • Prevención. Para prevenir esta enfermedad, las mujeres deben practicarse el examen médico denominado papanicolau, cuando menos una vez al año.

  • Infarto al miocardio. El infarto al miocardio se debe a la falta de circulación sanguínea en el corazón; es conveniente señalar que con la atención oportuna, el paciente puede salvarse, pero si falta la atención puede ser fatal.

  • Síntomas. Se inicia, por lo general, con un dolor intenso detrás del esternón, con irradiación hacia el hombro y el brazo izquierdo; sin embargo, hay casos en que la molestia predominante es un dolor en el vientre. En el infarto típico, al dolor de pecho se agrega debilidad, sudor profuso y pérdida del conocimiento. Prevención. Para prevenir el infarto es conveniente hacer ejercicio, no fumar, evitar la obesidad, tener una alimentación baja en sal y grasas animales.
 
Responda las siguientes preguntas:
 
¿Cuáles son las enfermedades más comunes del aparato digestivo?
 
 
¿Cómo pueden prevenirse la amibiasis, el cólera y la helmintiasis?
 
 
¿Cuáles son las tres enfermedades más comunes del aparato respiratorio?
 
 
¿Cuáles son los cinco pasos necesarios para prevenir las enfermedades respiratorias?
 
 
¿A qué se les llama enfermedades no transmisibles?
 
 
¿En qué consiste la hipertensión y cuáles son sus síntomas?
 
 
¿Cómo puede prevenirse la hipertensión?
 
 
¿Qué es la diabetes y cuáles son sus síntomas?
 
 
¿En qué consiste el cáncer cérvico-uterino y cuáles son sus síntomas y formas de prevención?
 
 
¿Qué es el infarto al miocardio y cómo puede detectarse y prevenirse?