Los inventos que nos facilitan el trabajo en la familia

Desde tiempos remotos, el ser humano ha buscado la manera de hacer más cosas, con menos esfuerzo y en un tiempo más corto.

Para ello, hombres y mujeres han utilizado su imaginación e inteligencia en la invención o creación de herramientas, máquinas y otros instrumentos que les ayudan a resolver problemas de la vida diaria; estos objetos les facilitan el trabajo y dan respuesta a sus necesidades básicas de salud, alimentación, descanso y otras.

El hogar es uno de los lugares donde vemos con frecuencia las ventajas de los inventos. Todos los días usamos objetos, máquinas y utensilios que facilitan y agilizan algunas actividades importantes para el bienestar de nuestra familia.

¿Qué harías si necesitaras encontrar algo en un lugar oscuro?

El fuego fue un descubrimiento muy importante para atender las necesidades humanas de iluminar la noche, de calentarse y de cocinar algunos alimentos.

Hace unos 20 mil años, las personas descubrieron que podían producir luz quemando la grasa de algunos animales y aceites vegetales. Para esto utilizaban, por ejemplo, caracoles o caparazones con grasa y una mecha.

¿Sabías que hace 2 mil años en Egipto aparecieron las velas por primera vez?

Aún ahora, en los lugares de nuestro país donde no hay luz eléctrica, las personas utilizan velas para iluminar en las noches.

Una vela es una mecha rodeada de parafina. Debido a este material, la mecha se consume lentamente y se mantiene encendida la flama.

En 1784, en Francia, se inventó una lámpara de aceite que producía una llama mucho más fuerte y brillante que la de las velas.

Las lámparas de aceite, de petróleo y las velas fueron las principales formas de iluminación, hasta que se inventaron las lámparas que funcionaban con gas, a principios del siglo XlX.

Los cerillos se inventaron para poder encender fuego de una manera más fácil y rápida. Los primeros se fabricaron en 1827. Uno de los extremos se encuentra cubierto con fósforo que arde al ser frotado sobre una superficie áspera.

Thomas Alva Edison y Joseph Swan inventaron el foco eléctrico, en 1880. Ellos lograron que una corriente eléctrica pasara por un delgado hilo de carbón o de metal y lo hiciera brillar. Éste es el origen del foco que muchos de nosotros usamos todos los días.

Después de 1950, se generalizó el uso de la electricidad. Desde entonces se puede disponer de luz por más tiempo en el interior de la casa y prolongar las horas de trabajo o esparcimiento, aun cuando el sol se haya ocultado.

A partir de 1950, se multiplicaron los inventos que funcionan a base de energía eléctrica.

¿Has observado qué es lo que le pasa a la comida cuando se queda muchos días sobre la mesa? ¿Conoces alguna forma de evitar que la comida se eche a perder rápidamente?

Cuando hace mucho calor, la comida se descompone con más rapidez que cuando hace frío. Para evitarlo, desde la antigŁedad se han ideado métodos como secar, salar o ahumar la carne y el pescado. ¿Conoce usted estos procedimientos?

El refrigerador eléctrico se inventó en la segunda década del siglo XX y cambió la forma de conservar los alimentos. Este aparato tiene unos tubos con un líquido especial que se evapora a bajas temperaturas y enfría el interior. La comida refrigerada se mantiene en buen estado por más días.

subir

¿No resulta cansado lavar la ropa que se junta después de dos días?

Hubo un hombre que observó que lavar ropa era un trabajo muy pesado y tardado. Un día se sentó a experimentar hasta que encontró la solución al problema.

Las primeras máquinas lavadoras eran unas cajas de madera con varillas giratorias. El motor eléctrico, inventado en 1899, pronto fue incorporado a estas máquinas.

Las primeras lavadoras con motor, patentadas por Alva Fisher en 1907, tenían un mecanismo automático que, de vez en cuando, cambiaba el sentido en que giraba la tina para que la ropa no se amontonara.

Mucha gente acostumbra desarrugar su ropa antes de ponérsela. Para ello utiliza la plancha. Las primeras planchas eran de hierro y se tenían que colocar sobre carbón ardiendo para calentarlas y así quitar las arrugas de la ropa. La plancha que utiliza energía eléctrica para funcionar, fue inventada en 1882. Se calentaba por medio de un alambre y una potente chispa que saltaba entre dos barras de carbón.

Los inventos no sólo han favorecido a quienes viven en las ciudades. Hay algunos que han facilitado las labores de las familias que viven del trabajo en el campo.
El arado, por ejemplo, ha sido considerado uno de los inventos más benéficos para la humanidad. Antes de que se inventara el arado, la tierra se cultivaba con ayuda de los palos cavadores o coas, que aún se siguen usando en algunas comunidades.

Los primeros arados empezaron a utilizarse en Egipto y Mesopotamia. Estaban formados por un tosco pico, con un bastón, y eran empujados y arrastrados por varios hombres. Más tarde se utilizaron bueyes para realizar este trabajo.

Cuando se descubrió el hierro, al arado se le introdujo la reja que hoy en día se sigue usando en muchos lugares; en los países desarrollados el arado ha sido sustituido por modernos tractores y máquinas para cosechar.

Las herramientas han tenido una evolución muy lenta. Las hachas de mano se empezaron a fabricar hace 35 mil años. Más tarde se inventó el arco de flechas y cuando se comenzó a desarrollar la agricultura, hace aproximadamente 10 mil años, se usaban también coas, hoces y otras herramientas que ayudaban en el trabajo. Cuando se inició el trabajo con el bronce, se hicieron herramientas como el martillo; también comenzó la fabricación de armas de metal.

Otro tipo de inventos ha ayudado a la conservación y cuidado de la salud de las personas. Éstos permiten que la gente se enferme menos y tenga una vida más larga. Un ejemplo son las regaderas, que favorecen la práctica de hábitos de higiene.

Se cree que las primeras regaderas se inventaron hacia el año 2 mil antes de Cristo, en Mesopotamia. Eran de cerámica y su uso estaba reservado a los gobernantes. La pintura de una vasija griega, que data de 1350 antes de Cristo, muestra una regadera comunitaria con tubos para los chorros de agua.

El jabón elimina los microbios, el sudor y la suciedad que provocan diversas enfermedades. El jabón se obtiene al hervir grasas de origen animal o vegetal con sosa cáustica; apareció en el mercado a principios de 1800.

Inventos como el excusado y los sistemas de alcantarillado son necesarios para la salud pública, especialmente en las ciudades grandes.

El excusado, que se distingue de la letrina por el depósito de agua y la instalación de tuberías, evita el mal olor. Fue inventado en 1596 pero se hizo más común hasta 1850, cuando el número de casas con drenaje fue mayor.

En casi todas nuestras actividades hacemos uso de los inventos de la humanidad. Para comprender la importancia de cosas como un lápiz, el hilo y la aguja, la cuchara, los platos y cientos de utensilios más, imagine un día de su vida sin ellos. ¿Cómo sería?

 

imprimir

subir

regresar índice revista avanzar

cerrar