Principales enfermedades del aparato urinario

El aparato urinario realiza una función muy importante en el cuerpo humano, pues elimina las sustancias que ya no son útiles. Por esto, es importante conocer algunas de las enfermedades que pueden afectar su adecuado funcionamiento.

¿Padece usted alguna de las siguientes molestias o trastornos?

Orina turbia.

Deseos frecuentes de orinar.

Sensación urgente de orinar.

Orinar y quedar con la sensación de no haber terminado.

Presencia de sangre en la orina.

Inflamación de párpados, manos o pies, sobre todo al despertar.


Usted corre mayor riesgo de contraer enfermedades en el sistema urinario si:

Toma medicamentos sin control médico.

Sufre una deshidratación por enfermedades que causan vómitos o diarrea.

Consume en exceso alimentos: muy picantes; con mucha sal; con mucho calcio como la leche, el queso, la crema y otros derivados lácteos; muy ácidos como: limones, naranjas, toronjas, piña, entre otros.

Se presentan complicaciones causadas por otras enfermedades como hipertensión arterial o diabetes.


Infecciones renales

La infección de los riñones es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Cuando ésta sucede, los riñones se inflaman. Esta enfermedad hace que la orina sea poca o no haya orina.

En México encontramos dos enfermedades muy frecuentes: la nefritis y la uremia. La nefritis es ocasionada por una bacteria que provoca la inflamación de los riñones. Esta infección ataca a niños y a adolescentes. Debido a su gravedad, es necesario aplicar grandes dosis de antibiótico. La uremia ocurre cuando los riñones no eliminan uno de los desechos de la sangre, la urea. Esta enfermedad provoca otras complicaciones como la hipertensión, la insuficiencia cardiaca y hemorragias gastrointestinales.

 

Infecciones urinarias

Son las enfermedades más frecuentes. Son causadas por la presencia de bacterias en la vejiga y/o en la uretra. Se presentan sobre todo en las mujeres; generalmente los microbios que las provocan provienen de las heces o excremento. Éstos pueden llegar al sistema urinario cuando las mujeres, después de defecar, se limpian de atrás hacia adelante.

Los síntomas más frecuentes en una infección de la vejiga son: deseos frecuentes de orinar, dolor o ardor al orinar y sangre en la orina. Estos síntomas pueden estar acompañados de dolor en el abdomen, fiebre, escalofríos y malestar en todo el cuerpo. En esos casos tome muchos líquidos y acuda al baño todas las veces que sienta ganas de ir. No aguante las ganas de orinar. Acuda, lo más rápido posible, a los servicios de salud más próximos.


Insuficiencia renal

Es la disminución en la capacidad de filtración que tienen los riñones. Esto obstaculiza la salida de las sustancias de desecho a través de la orina, lo que origina alteraciones importantes en todas las funciones del cuerpo.

La insuficiencia renal se produce, generalmente, como consecuencia de otras enfermedades crónicas no controladas, como la diabetes y la hipertensión arterial. Los síntomas iniciales de esta enfermedad son inflamación de los pies y piernas; después se inflama todo el cuerpo, se orina poco y se presenta un malestar generalizado, debilidad, falta de aire, diarrea y vómitos frecuentes. Es una enfermedad grave de larga evolución que requiere de atención y control médicos.


Cálculos o piedras en los riñones o en la vejiga

Algunos componentes minerales de la orina pueden acumularse y formar unas piedras llamadas cálculos renales. Algunos de ellos, aunque no sean grandes, pueden impedir o dificultar el paso de la orina y provocar cólicos a las personas. A veces el cuerpo los expulsa gracias a la presión de la orina, pero si son muy grandes, hay que extraerlos mediante una operación.

La primera señal de esta enfermedad es un fuerte dolor en la espalda, a la altura de la cintura; puede extenderse a la parte baja del abdomen, al vientre, en ambos sexos, y a la base del pene en el hombre. A veces se orina con dificultad. Al comenzar a orinar pueden aparecer gotas de sangre.

Recomendaciones para prevenir la formación de cálculos o piedras

Dolor en la parte baja de la espalda (riñones).

Dolor y/o ardor al orinar.

Tomar mucha agua durante el día.

Consumir alimentos que contengan vitamina A, por ejemplo: calabaza, papa y zanahoria.

Evitar el consumo excesivo de alimentos ácidos o irritantes.

Hacer ejercicio de manera constante.

Bajar el consumo de sal.


Prostatitis

Es una enfermedad que sólo la padecen los hombres; es más común a partir de los 40 años. Es causada por el crecimiento de la próstata y se manifiesta por tener dificultad para orinar. En ocasiones, el enfermo puede pasar muchas horas sin poder orinar, por lo que requiere de atención médica urgente. En casos graves es necesario operar la próstata.

El crecimiento de la próstata es común en la mayoría de los hombres. Por ello se recomienda que, a partir de los 40 años, acudan a revisión médica para detectar a tiempo cualquier problema y evitar complicaciones.


Para que el aparato urinario funcione bien y prevenir al mismo tiempo este tipo de enfermedades se recomienda:

Cuidar diariamente la higiene personal; en el caso de las mujeres, después de defecar la limpieza se debe hacer de adelante hacia atrás, para evitar llevar residuos de excremento al orificio por donde sale la orina.


Tomar muchos líquidos, de preferencia agua, para que los riñones trabajen normalmente.


Evitar el consumo excesivo de carnes rojas, café, té y alimentos ácidos.


Evitar contener las ganas de orinar. Si contiene durante mucho tiempo la orina favorece la aparición de infecciones y, al paso del tiempo, la vejiga puede perder su capacidad de retención.


Consultar al médico oportunamente, en caso de cualquier infección.


Acudir al médico periódicamente y llevar un control médico de enfermedades crónicas, como la diabetes o la hipertensión arterial.