Salir


VIH - SIDA

Índice
Virus | VIH - SIDA | VIH - SIDA y sistema inmunológico | Transmisión del VIH - SIDA Creencias falsas de transmisión del VIH - SIDA | Actuación del VIH
Prueba de detección del VIH | Diferencia entre tener VIH y tener SIDA | Síntomas del SIDA Tratamiento del VIH - SIDA| Prevención del SIDA |único caso para no usar el condón
Uso del condón masculino
| Uso del condón femenino
VIH - SIDA y discriminación
| Sitios de interés

VIRUS
Los virus son microorganismos, es decir, organismos muy pequeños, que únicamente pueden desarrollarse en el interior de una célula viva del cuerpo humano, porque son incapaces de reproducirse por sí solos.

Estos microorganismos son responsables de numerosas infecciones que padecen las personas. Las infecciones virales, esto es, las que producen los virus, pueden ser:
  • Ligeras: varicela, sarampión, resfriado común, algunas otras infecciones respiratorias y estomacales, entre las más conocidas.

  • Graves: hepatitis C, algunas infecciones de transmisión sexual y VIH-SIDA, entre las más importantes.
El cuerpo humano cuenta con el sistema inmunológico para combatir los virus. Este sistema protector genera anticuerpos, que son sustancias de defensa para luchar contra los virus.

En el caso de infecciones virales ligeras, los anticuerpos del sistema inmunológico, con el apoyo de tratamientos médicos, logran derrotar a los virus y el cuerpo humano recobra la salud. Por el contrario, en las infecciones graves, el sistema inmunológico se desgasta enormemente ante el ataque viral y, como en el caso del VIH-SIDA, el virus acaba por completo con las defensas del cuerpo. Hay tratamientos médicos para apoyar al cuerpo humano frente a las infecciones virales graves; no obstante, la salud no se recupera.

Volver al índice

VIH - SIDA
El SIDA es una enfermedad provocada por un virus, el VIH, que destruye las defensas del cuerpo humano, dejándolo desprotegido ante cualquier infección. Es la última fase de una enfermedad contagiosa, hasta ahora incurable y mortal, que se puede prevenir.

El VIH significa: Virus de Inmunodeficiencia Humana. Se reproduce solamente al invadir las células del cuerpo humano. Este virus es el que causa el SIDA, que quiere decir: Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida. Por esto, se conoce al VIH como “el virus del SIDA”.

Las palabras que integran las siglas SIDA, significan:
  • Síndrome: señales, manifestaciones o síntomas que indican que una persona tiene una enfermedad.

  • Inmuno: que protege, que defiende. En este caso, se trata del sistema de defensas del cuerpo humano, también conocido como sistema inmunológico, que protege al cuerpo de los microorganismos que lo pueden dañar.

  • Deficiencia: que es insuficiente o incapaz. Un sistema del cuerpo humano es deficiente cuando no trabaja bien. La inmunodeficiencia provoca que el organismo de las personas quede desprotegido ante las infecciones que lo pueden atacar, debido a que hay fallas en el sistema inmunológico.

  • Adquirida: lo que se consigue, obtiene o allega por una vía determinada, en un momento específico. El SIDA no se hereda sino se contagia y se contrae, es decir, se adquiere por infección.
Así, el VIH-SIDA destruye las defensas del cuerpo al permitir que otros microbios puedan producir infecciones.

El VIH afecta únicamente al ser humano. Todas las personas, sin excepción, que se expongan a cualquiera de los tres tipos o vías de contagio pueden adquirir el VIH, sin importar la raza, edad, sexo o condición socioeconómica.

El VIH-SIDA se ha extendido rápidamente por todos los países del mundo, porque antes las personas no sabían cómo evitar su contagio.

Volver al índice

VIH - SIDA y sistema inmunológico
El sistema inmune, inmunológico o de defensa del cuerpo humano, se encarga de proteger al organismo de cualquier ataque interno o externo. Hace que los microbios que entran al cuerpo por diferentes vías sean atrapados y destruidos por células que están en distintos lugares del mismo cuerpo.

Los defensores son dos: los glóbulos blancos y los macrófagos. Además, el sistema inmunológico fabrica anticuerpos para combatir a los microbios. Los anticuerpos son sustancias de defensa producidas en la sangre para evitar que el cuerpo padezca enfermedades.

Por todo lo anterior, el sistema inmunológico del cuerpo es vital para la salud del ser humano.

Todo el tiempo, el cuerpo humano tiene que evitar la entrada de lo que le es extraño y puede dañarlo; por ejemplo, las sustancias que son tóxicas y los microbios (bacterias, virus, hongos y parásitos).

Cuando el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, logra entrar al cuerpo a través de la sangre o de los fluidos genitales, se mete a los glóbulos blancos y allí se multiplica y los destruye. De esta manera, el sistema inmunológico va siendo atacado hasta dejar al cuerpo humano sin defensas.

Una vez que el organismo ya no cuenta con defensas, puede entrar cualquier microbio y provocar distintas infecciones, ante las ya no hay posibilidad de defensa, entonces se dice que la persona tiene el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, SIDA. En ese momento, el organismo puede ser atacado por cualquier enfermedad, desde gripe, diarrea, enfermedades respiratorias, infecciones de la piel, hasta otras más severas, sin posibilidad de curación; esto es, la enfermedad se agudiza y la persona entra en fase terminal, es decir, puede morir.

Volver al índice



Transmisión del VIH - SIDA
La entrada del Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, al cuerpo de una persona puede ocurrir por tres vías: la sexual no protegida, la sanguínea y la perinatal.

Sexual no protegida:
Cuando algún integrante de la pareja tiene el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, y contagia al otro a través de relaciones sexuales o coitos en los que no se usa el condón. Todas las personas infectadas, aunque no lo noten ni sepan que tienen el virus, contagian a su pareja.

La infección en sí la ocasionan las secreciones genitales del hombre y de la mujer. Las del hombre son el líquido preeyaculatorio y el semen, y las de la mujer son las secreciones vaginales y el sangrado menstrual.

Sanguínea:
Por contacto con sangre infectada por el VIH. Esto puede ser mediante jeringas y agujas usadas, cuchillos, navajas u objetos punzocortantes, todos ellos contagiados por el VIH; transfusiones de sangre infectada; o bien con el transplante de algún órgano contaminado por el mismo virus.

Actualmente, se han establecido requisitos muy rigurosos para la donación de sangre y de órganos. En México, a partir de 1986, se estableció como obligatoria la prueba de detección del VIH en toda la sangre que se usa para transfusiones. Además, se han tomado medidas para que en las instituciones médicas se utilicen sólo una vez las agujas y jeringas desechables, y que el material que se usa en cirugías, exámenes de laboratorio, o en el dentista, sean cuidadosamente desinfectados.

El control de la limpieza y esterilización de objetos punzocortantes, como navajas o rastrillos, material de cuidado de las uñas, perforación de orejas o tatuajes, está en manos de las personas que los utilizan, por lo que hay que asegurarse de su esterilización.

Perinatal:
Una mujer embarazada que está infectada por el VIH tiene altas probabilidades de transmitir el virus a su hijo/a. Este contagio puede suceder durante el embarazo a través de la placenta, en el momento del parto, o durante la lactancia mediante la leche materna. Por ello, se aconseja a las mujeres portadoras del VIH no amamantar al bebé, con el objeto de disminuir el riesgo de transmisión. Si en una mujer existe la duda de ser portadora del VIH, la atención médica desde el principio del embarazo es de suma importancia.

Volver al índice



Creencias falsas de transmisión del VIH - SIDA
El Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, SIDA, no se transmiten por el trato diario entre las personas: dar la mano, platicar, abrazar o besar a la persona contagiada o enferma, ni a través de sus lágrimas, saliva, orina, sudor, excremento o mucosidades de la nariz y garganta, ni por tocar su piel sin heridas.

Tampoco el contagio ocurre si se comparten las cosas que usa la persona infectada por el VIH o enferma de SIDA, esto es, objetos como trastes o cubiertos con los que come, los utensilios de trabajo, la ropa de vestir y de cama, ni por bañarse en la misma regadera o tina, nadar en la misma alberca o utilizar el mismo excusado, mingitorio o letrina que la persona contagiada o enferma.

No obstante lo anterior, los especialistas recomiendan no compartir artículos de aseo personal como el cepillo de dientes y el rastrillo para rasurar.

Volver al índice



Actuación del VIH
En un primer momento, cuando una persona es contagiada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, no siente cambios ni molestias en su organismo. Esto se debe a que el virus infecta las células del sistema inmunológico poco a poco, hasta que finalmente las destruye. Al acabar con las células de defensa, el VIH provoca una deficiencia en el sistema inmunológico del cuerpo humano que, a partir de este momento, queda expuesto al ataque de cualquier infección, por leve que sea.

Cuando se habla de “seroconversión”, se hace referencia al momento en que el cuerpo humano empieza a producir anticuerpos contra el VIH. Aproximadamente, el 97 por ciento de las personas que tienen VIH desarrollan anticuerpos dentro de los tres meses posteriores al contagio.

El VIH se puede detectar por medio de un análisis de sangre; si se localiza el virus se dice que la persona es “seropositiva” o “portadora del VIH”. Si alguien es seropositivo/a no quiere decir que en su organismo se haya desarrollado el Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, SIDA, pero sí significa que esta persona puede transmitir el virus a otras.

Volver al índice



Prueba de detección del VIH
El Virus de la Inmunodeficiencia Humana, VIH, no se nota a simple vista. La única forma de saber si una persona está infectada o no, es haciéndose un análisis de sangre para su detección, en un laboratorio, clínica u hospital.

Es conveniente hacerse la prueba de detección del VIH por:
  • Tranquilidad: si hay alguna sospecha de haber sido contagiado/a, es posible calmar la ansiedad de saber si se tiene o no el VIH.

  • Impedir el contagio: en caso de estar infectado/a, se puede evitar la transmisión del virus a otras personas.

  • Recibir atención médica oportuna: si la persona es seropositiva es importante que se lo comunique a su médico de confianza, para recibir la orientación adecuada y también para ingerir los medicamentos indicados, y no tomar los que dañan su organismo.

  • Mantener la salud: si se es portador/a del VIH es posible recibir el tratamiento conveniente y tomar las medidas preventivas con oportunidad. Esto suspende el contagio del virus y alarga la vida de la persona.
Existen diversos tipos de análisis para la detección del VIH. En México, las pruebas más usadas son ELISA y Western Blot. El examen ELISA (por sus siglas en inglés: Enzyme-Linked Immunosorbent Assay) es el primero que se realiza, porque su costo es relativamente bajo y es una prueba sencilla con resultados confiables. Para hacerlo, se requiere acudir al laboratorio en ayunas, o bien esperar seis horas después de haber ingerido el último alimento, para que se tome una muestra de sangre.

El resultado de la prueba ELISA puede ser negativo o positivo:
  • En caso de ser negativo:
Significa que en la muestra de sangre no se encontró la presencia de sustancias producidas para combatir las enfermedades, es decir, anticuerpos, contra el VIH o virus del SIDA. Este resultado indica que la persona no está infectada. Aún así, es muy importante que se adopten medidas de prevención para nunca contraer el VIH.

Sin embargo, cuando la infección es reciente, la prueba puede dar un resultado negativo a pesar de que la persona ya esté infectada. Esto se debe a que el organismo todavía no ha desarrollado anticuerpos contra el VIH, que son los que detecta la prueba. Por ello, hay que dejar pasar tres meses desde la fecha en que se pudo haber contraído la infección, hasta el día de practicarse la prueba. Si después de este tiempo se practica el examen ELISA y el resultado es negativo, ya no es necesario hacerse otras pruebas.

Es importante saber que un resultado negativo no significa que la persona está libre de contraer el VIH, que ya no tiene que tomar medidas preventivas para no ser infectada, o de que está vacunada contra el SIDA.
  • En caso de ser positivo:
En la muestra de sangre se detectan anticuerpos contra el VIH o virus del SIDA, esto indica que la persona es seropositiva: sero = suero, positivo = presencia del virus al detectar sus anticuerpos.

Sin embargo, si el examen ELISA es positivo, hay que confirmar este resultado practicándose el análisis WESTERN BLOT, porque en algunos casos el resultado positivo se debe a otras causas.

Un resultado positivo indica que la persona es seropositiva o portadora del VIH, mas esto no significa que tenga SIDA. Tampoco quiere decir que deba evitar las relaciones sexuales protegidas, que esté en riesgo de muerte cercana, o bien que le sea imposible llevar una vida normal.

En México, las pruebas ELISA y WESTERN BLOT las hacen laboratorios y hospitales privados, con un costo. En instituciones públicas como la Secretaría de Salud, IMSS, ISSSTE, CONASIDA o COESIDAS se realiza gratuitamente y, además, a nadie se le entregan los resultados mas que a la persona interesada.

Es importante precisar que cualquier persona puede realizarse la prueba de detección del VIH, pero nadie puede obligarla a que se la haga. Además, los resultados del examen de sangre son confidenciales. Es conveniente que la persona que se haya practicado la prueba conozca los resultados acompañada de un médico especialista que pueda brindarle apoyo y orientación.

Asimismo, es fundamental saber que en ningún centro laboral se puede pedir el examen de detección del VIH, como condición o requisito para que una persona obtenga un trabajo o permanezca en él. Este examen tampoco lo pueden solicitar para que alguien ingrese a una escuela, universidad, deportivo o centro social.

Volver al índice


Diferencia entre tener VIH y tener SIDA
Cuando una persona se hace un examen de sangre para detectar si tiene o no el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, y el resultado de la prueba es positivo, indica que la persona es VIH-POSITIVA, SEROPOSITIVA o PORTADORA DEL VIH, esto es, que sí está infectada por el virus.

No debe confundirse el resultado de la prueba para detectar el VIH con el “tipo de sangre” que cada persona tiene. Por ejemplo, el tipo de sangre de una persona puede ser “O positivo” y esto no quiere decir que sea portadora del VIH o virus del SIDA.

Una persona VIH-positiva, seropositiva o portadora del VIH sí puede contagiar a otras, aunque no tenga síntomas y parezca sana. Esto ha provocado que el número de personas contagiadas aumente rápidamente, ya que desconocen que están infectadas y transmiten el VIH sin darse cuenta.

Ser seropositivo/a significa que una persona ya está contagiada por el VIH, es decir, que es portador/a del VIH. Sin embargo, esto no significa que haya desarrollado el Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, SIDA. Una persona puede ser seropositiva durante mucho tiempo y no desarrollar el SIDA. Este síndrome, el SIDA, se manifiesta en el organismo de una persona, cuando se encuentra en la etapa final de esta enfermedad, hasta ahora incurable y mortal.

El tiempo que transcurre entre la infección del VIH y la manifestación del SIDA es muy variable y depende, en cada persona, de factores como la alimentación, el ritmo de vida y el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas. También son muy importantes la tranquilidad, el afecto, el apoyo y la comprensión de los familiares, amigos y compañeros de trabajo, así como la atención médica.

Los hombres, mujeres y niños/as portadores del VIH o que ya han desarrollado el SIDA, no deben ser discriminados ni maltratados. Cuando reciben buen trato y buenos cuidados de salud, pueden tener menos sufrimientos y su vida puede ser más larga.

Volver al índice


Síntomas del SIDA
Los síntomas principales que pueden presentarse cuando una persona contagiada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, ha empezado a desarrollar el Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, SIDA, son los siguientes:
  • Fiebre
  • Sudores
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Cansancio
  • Erupciones en la piel
  • Enfermedades respiratorias
Hay que considerar que los síntomas mencionados se presentan también en otras enfermedades, la única forma segura de saber que una persona está infectada por el VIH es a través de los análisis de sangre.

Desde el momento en que se sabe que la persona está contagiada, tiene que seguir un tratamiento que le sea indicado por el médico para aumentar sus probabilidades de vida.

Volver al índice


Tratamiento del VIH-SIDA
Existen diversos tratamientos para las personas que son seropositivas, es decir, las que son portadoras del virus del VIH, pero que su cuerpo aún no ha desarrollado el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, SIDA. Igualmente, los hay para las personas cuyos cuerpos ya presentan el SIDA.
A continuación, aparecen algunos sitios donde se pueden consultar los tratamientos referidos:

Consejo Nacional para la Prevención
y Control del SIDA (CONASIDA) México

www.ssa.gob.mx/conasida
  • Temas médicos
  • Tratamientos
Organización Panamericana de la Salud (OPS)
www.paho.org/spanish
En Inglés con versión al Español
  • Tratamientos antirretrovirales, precios y políticas de acceso a los medicamentos
  • Tratamientos antirretrovirales en pacientes pediátricos
Iniciativa Regional sobre SIDA para América Latina y el
Caribe (SIDALAC) Organización con sede en México

www.sidalac.org.mx
  • Antirretrovirales
Amigos contra el SIDA México
www.aids-sida.org

  • Tratamientos actuales

  • Info Red SIDA
    Nuevo México, Estados Unidos
    En Inglés con versión al Español
    (Info Red SIDA es un proyecto del Centro para la Educación
    y Entrenamiento sobre el SIDA, de la Universidad de
    Nuevo México, Estados Unidos)
    www.aidsinfonet.org/?newLang=es
    • Tratamientos
    • Nutrición
    Fundación del SIDA de San Francisco
    (San Francisco Aids Foundation)
    San Francisco, Estados Unidos
    En Inglés con versión al Español
    www.sfaf.org/betaespanol
    • Tratamientos antirretrovirales reforzadores
      del sistema inmunológico
    • Tratamiento y prevención de distintas enfermedades oportunistas en
      personas con VIH-SIDA
    • Nutrición, factores positivos y negativos
    ACTUA
    Asociación de personas que vivimos con VIH-SIDA
    Barcelona, Cataluña, España
    www.interactua.net
    • Guía del paciente con tratamientos antirretrovirales

    Volver al índice



    Prevención del SIDA
    Para evitar el contagio del Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, o virus del SIDA, se recomienda llevar a cabo las medidas preventivas siguientes:
    • Por la vía sexual:
    Mantener relaciones sexuales o coitos sólo con la pareja, esto es practicar la fidelidad recíproca o mutua, con la seguridad de que ninguna de las dos personas es portadora del VIH.
    Tener relaciones sexuales protegidas, que también se conoce como “sexo protegido”, es decir, que en toda relación sexual, desde el principio hasta el final, se use apropiadamente el condón.
    Abstenerse sexualmente, que significa no tener relaciones sexuales.
    • Por la vía sanguínea:
    Usar agujas y jeringas desechables, sólo una vez, por una sola persona.
    Exigir sangre no infectada cuando se requiera una transfusión de sangre, ésta debe haber sido analizada, y la bolsa en la que se envasa debe tener una etiqueta que diga “sangre segura”.
    Analizar la sangre del hombre y de la mujer que deseen procrear un hijo y no están seguros de no tener VIH-SIDA.
    Utilizar guantes o bolsas de plástico para cubrir las manos y alcohol para desinfectar las heridas, en caso de atender un accidente donde haya derrame de sangre.
    Limpiar y desinfectar, con las manos protegidas, los objetos y lugares que hayan sido salpicados por sangre, diluyendo una parte de cloro en nueve partes de agua.
    • Por la vía perinatal:
    La mujer embarazada seropositiva, VIH positiva o portadora del VIH debe acudir a una institución de salud pública o privada, para recibir información e indicaciones muy claras y completas, con el objeto de que tome decisiones responsables.
    • Observación adicional:
    Cuidar la ingesta de alcohol y evitar el uso de drogas, ya que las personas que abusan de las bebidas alcohólicas y/o toman drogas pueden perder la conciencia y, por eso, están más expuestas a contagiarse de VIH-SIDA.

    Volver al índice

    único caso para no usar condón
    El único caso en que se puede evitar el uso del condón o preservativo, es cuando se cumplen siempre y estrictamente las dos condiciones siguientes:
    • Las dos personas que integran la pareja son sexualmente fieles, es decir, que ninguna de las dos personas tiene relaciones sexuales con otras personas, sino solamente con su pareja.

    • Las dos personas que integran la pareja se hicieron la prueba de detección del VIH en un laboratorio, clínica u hospital acreditados y el resultado de las pruebas es que ambos son seronegativos, es decir, que ninguno de los dos está infectado por el VIH. La prueba debe hacerse dos veces: la segunda, tres meses después que la primera. Si en la segunda prueba los resultados indican que las dos personas de la pareja son seronegativas, entonces podrán tener relaciones sexuales sin condón, siempre y cuando se cumpla la primera condición, esto es, la mutua fidelidad sexual.
    Es fundamental saber que si estas dos condiciones no se dan al mismo tiempo, es necesario usar el condón.

    Volver al índice



    Uso del condón masculino
    Además de evitar el contagio del Virus de Inmunodeficiencia Humana- Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, VIH-SIDA, el uso adecuado del condón o preservativo masculino también puede proteger a la pareja que lo utiliza de algunas infecciones de transmisión sexual, y ayudarla a prevenir embarazos no deseados.

    Es importante usar siempre en el pene el condón masculino, en todas las relaciones sexuales, ya sean vaginales (contacto entre el pene y la vagina); anales (contacto entre el pene y el ano); u orales (contacto entre el pene y la boca); desde el principio hasta el final de cada relación.

    A continuación, se abordarán las características del condón masculino, algunas recomendaciones para adquirirlo y conservarlo en buen estado, así como para usarlo correctamente.
    • Características del condón:
    Es una funda hecha de un hule muy delgado y resistente llamado látex, que se coloca para cubrir el pene cuando esta duro o erecto, antes de una relación sexual, ya sea vaginal, anal u oral. Hay condones elaborados con piel de cordero que no sirven para prevenir el contagio del VIH, ya que poseen pequeños agujeros por los que puede pasar este virus.
    Aproximadamente tiene las medidas siguientes: de 16 a 20 centímetros de largo, de 5 a 5.5 centímetros de ancho y 0.07 milímetros de grosor. Durante el acto sexual vaginal o anal, en este condón quedarán guardados el líquido preeyeculatorio y el semen del hombre.
    Puede ser usado por hombres de cualquier edad.
    Si se utiliza correctamente, es poco probable que falle.
    • Algunas recomendaciones para adquirir y conservar en buen estado el condón:
    En México, el condón masculino se puede comprar o adquirir en todos los lugares del país.
    Su compra no requiere de receta médica y su precio es relativamente barato.
    Se vende en boticas, farmacias, supermercados y tiendas de autoservicio. También se adquiere en los centros y clínicas de salud. Se consigue por pieza y en paquetes o cajitas con varias piezas.
    Hay que guardarlo en lugares frescos y secos, sin exponerlo a la luz solar o a la fluorescente.
    Hay que colocarlo lejos de llaves y objetos punzocortantes.
    • Algunas recomendaciones para usar el condón correctamente:
    Comprar condones de látex y revisar que no haya pasado la fecha de caducidad, misma que aparece en la envoltura. La fecha de caducidad es el tiempo máximo en que un artículo está en buenas condiciones, sin dañarse o echarse a perder. Algunas envolturas de condones traen escrito EXP y luego unos números, eso quiere decir que expira o caduca el mes y año que ahí se indica. En otras envolturas aparece MFD o MFG y unos números, esto significa la fecha en que el condón fue fabricado o manufacturado. En caso de que sólo venga escrito en la envoltura MFD o MFG, hay que contar que no hayan pasado más de cuatro años a la fecha en que se va a utilizar.

    No usar un condón que tenga la envoltura rota ni aplastada. La envoltura del condón que se encuentra en buen estado es la que, cuando se toca con los dedos, se siente como si estuviera inflada con aire.

    Abrir la envoltura con cuidado para no dañar el condón. No hay que usar los dientes para abrirla, ni tijeras o navajas. Por lo general, la envoltura del condón tiene impresa una “flechita” o dibujo similar, que indica el lugar por el que se debe abrir la envoltura.

    Antes de cada acto sexual o coito, cuando el pene esté duro o erecto, se debe poner el condón. Si el hombre no tiene hecha la circuncisión, antes de ponerse el condón, debe jalar hacia atrás la piel que cubre la cabeza del pene o glande. Hay que cuidar que el condón no tenga contacto con uñas largas ni con anillos o texturas rasposas.

    Fijarse muy bien para qué lado se desenrolla el condón. Con los dedos de una mano, hay que detener la punta del condón apretándola para que no le quede aire. Con la otra mano, hay que desenrollar el resto del condón sobre el pene erecto hasta su base, sin soltar la punta del condón. De esta manera, sobra un poco de condón en la punta para que ahí se junte el líquido que sale del pene antes y durante la eyaculación.

    Los condones ya traen un líquido lubricante. En caso de que se requiera mayor lubricación, se puede usar un lubricante que diga en la etiqueta que está fabricado a base de agua. Este lubricante se vende en las farmacias, igual que los condones. También se puede usar un poco de saliva o glicerina mezclada con agua limpia. No hay que usar vaselina, aceites, grasas comestibles o crema de manos, porque dañan el material de látex con el que está hecho el condón.

    Cuando la pareja haya terminado la relación sexual y mientras esté todavía el pene duro o erecto, el hombre debe retirarlo de su pareja deteniendo con cuidado la orilla del condón para que no se derrame el líquido adentro de la otra persona. Luego hay que hacerle un nudo y tirarlo a la basura.

    Cada condón debe usarse solamente una vez. Conviene tener siempre un condón a la mano y hay que cuidar que no se maltrate ni pase su fecha de caducidad.

    En cada relación sexual hay que utilizar sólo un condón, ya que si se usan dos, es decir, uno sobre otro, se corre el riesgo de que el látex de un condón se rompa por el contacto con el látex del otro condón.

    En caso de que en una relación sexual vaginal se use un condón masculino y al mismo tiempo uno femenino, con seguridad se romperán, debido al frotamiento del látex del preservativo masculino con el poliuretano del preservativo femenino.
    • Observación:
    Es importante que el hombre tenga habilidad para usar el condón, ya que en muchos casos, por no usarlo adecuadamente, se corren grandes riesgos. Si un hombre todavía no ha desarrollado esta habilidad, se recomienda que, por su cuenta, practique la forma de emplearlo correctamente. También es importante que la mujer conozca el modo de colocación y uso del condón masculino.

    Finalmente, hay que saber o detectar si las dos personas que integran la pareja no son alérgicas al látex.

    Volver al índice



    Uso del condón femenino
    El condón o preservativo femenino fue diseñado muchos años después que el masculino. Se coloca dentro de la vagina de la mujer. No es fácil adquirirlo, ya que en muy pocos lugares los venden, debido a que aún no se fabrica en México. Tal vez por ello, los hombres y las mujeres del país desconocen su existencia, diseño y uso.

    Al igual que el condón masculino, además de evitar el contagio del Virus de Inmunodeficiencia Humana- Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, VIH-SIDA, el uso adecuado del condón femenino también puede proteger a la pareja que lo utiliza de algunas infecciones de transmisión sexual, y ayudarla a prevenir embarazos no deseados.

    En caso de tener acceso a la compra del condón femenino, y si la pareja decide emplearlo de común acuerdo, o bien si una mujer elige usarlo y comunicar esta decisión a su compañero, es importante emplearlo en todas las relaciones sexuales vaginales (contacto entre el pene y la vagina), desde el principio hasta el final de cada una de ellas. También puede utilizarse para proteger el recto.

    A continuación, se explican las características del condón femenino, algunas recomendaciones para adquirirlo y conservarlo en buen estado, así como para usarlo correctamente.
    • Características del condón:
    Es una funda hecha de un plástico muy delgado y resistente llamado poliuretano la cual está humectada con lubricante, tiene dos aros o anillos en cada extremo, uno más grueso que el otro, y se coloca dentro de la vagina antes de tener una relación sexual por esa vía. Aproximadamente tiene las medidas siguientes: de 16 a 18 centímetros de largo, de 7 a 8 centímetros de ancho y de 41 a 61 micras de grosor. Se puede decir que este condón tiene la forma de una “bolsita alargada”, el aro o anillo más grueso se encuentra en la base de la “bolsita” y el otro, el más delgado, en la boca o abertura de la misma “bolsita”. Durante el acto sexual, en este condón quedarán guardados el líquido preeyeculatorio y el semen del hombre.
    Puede ser usado por mujeres de cualquier edad.
    Su diseño aún puede perfeccionarse. En cuanto a su eficacia, que en gran medida depende de que se use correcta y sistemáticamente, todavía se encuentra en investigación.
    • Algunas recomendaciones para adquirir y conservar en buen estado el condón:
    En México, actualmente el condón femenino se puede comprar en muy pocos lugares; sin embargo, conforme pase el tiempo y su uso aumente, el condón se irá vendiendo en más sitios y su precio será cada vez más accesible, es decir, menos caro.
    Su compra no requiere de receta médica y su precio asciende a más del doble que el del condón masculino.
    Se vende en muy pocas farmacias y tiendas. Algunas veces se consigue en los centros y clínicas de salud. Generalmente se vende por pieza.
    Hay que guardarlo en lugares frescos y secos, sin exponerlo a la luz solar o a la fluorescente.
    Hay que colocarlo lejos de llaves y objetos punzocortantes.
    • Algunas recomendaciones para usar el condón correctamente:
    Comprar condones de poliuretano y revisar que no haya pasado la fecha de caducidad, misma que aparece en la envoltura. La fecha de caducidad es el tiempo máximo en que un artículo está en buenas condiciones, sin dañarse o echarse a perder. Las envolturas de condones traen escrita la fecha de caducidad en mes y año. También aparece la fecha de caducidad escrita en mes y año. En caso de que sólo se indique en la envoltura la fecha de fabricación, hay que revisar que no hayan pasado más de cuatro años respecto de la fecha en que se va a usar.

    No utilizar un condón que tenga la envoltura rota ni aplastada. La envoltura del condón que se encuentra en buen estado es la que, cuando se toca con los dedos, se siente como si estuviera inflada con aire.

    Abrir la envoltura con cuidado para no dañar el condón. No hay que usar los dientes para abrirla, ni tijeras o navajas. Por lo general, la envoltura del condón tiene impresa una “flechita” o dibujo similar, que indica el lugar por el que se debe abrir la envoltura.

    Antes de cada acto sexual por la vía vaginal, se debe poner el condón. Hay que cuidar que el condón no tenga contacto con uñas largas ni con anillos o texturas rasposas.

    Para su colocación, el condón o “bolsita” se toca o se manipula únicamente por la parte externa. Hay que fijarse muy bien cuál de los dos aros o anillos está colocado en la abertura del condón, es decir, en la “boca de la bolsita”, ya que esa parte deberá quedar inmediatamente afuera de la vagina, esto es, en el lugar exterior de los genitales femeninos, que es el sitio por el que entrará el pene a la vagina. El otro aro o anillo, el más grueso de los dos, deberá introducirse en la vagina lo más profundo posible. Para ello, con una mano se podrán abrir los labios mayores de los genitales y, con los dedos índice y pulgar de la otra mano, se aprieta el aro grueso del condón en su parte central hasta alargarlo, como si con el aro se intentara formar un “número ocho”, y así poderlo introducir en la propia vagina. Es importante que la “bolsita” no quede retorcida en el interior del área vaginal.

    El condón o preservativo ya trae un líquido lubricante. En caso de que se requiera mayor lubricación, se puede usar un lubricante que diga en la etiqueta que está fabricado a base de agua. Este lubricante se vende en las farmacias. No hay que usar vaselina, aceites, grasas comestibles o crema de manos, porque dañan el material de poliuretano con el que está hecho el condón.

    Cuando la pareja haya terminado la relación sexual y mientras esté todavía el pene duro o erecto, el hombre debe retirarlo del cuerpo de la mujer, teniendo cuidado los dos de que el líquido no se derrame. Luego, hay que tomar el aro externo, retorcerlo, jalarlo para que el condón salga de la vagina, hacerle un nudo y tirarlo a la basura.

    Cada condón debe usarse solamente una vez. Conviene tener siempre un condón a la mano y hay que cuidar que no se maltrate ni pase su fecha de caducidad.

    En cada relación sexual hay que utilizar sólo un condón, ya que si se usan dos, es decir, el femenino y el masculino al mismo tiempo, se corre el riesgo de que el poliuretano del preservativo femenino y el látex del masculino se rompan por el contacto mutuo.
    • Observación:
    Es importante que la mujer tenga habilidad para usar el condón, ya que en muchos casos, por no usarlo adecuadamente, se corren grandes riesgos. Se recomienda que, por su cuenta, practique la forma de emplearlo correctamente. También es importante que el hombre conozca el modo de colocación y uso del condón femenino.

    Finalmente, hay que saber o detectar si las dos personas que integran la pareja no son alérgicas al poliuretano.

    Volver al índice



    VIH - SIDA y discriminación
    Actualmente, en materia de salud pública en cada país y a nivel mundial, una de las consecuencias de mayor peligro es que el Virus de Inmunodeficiencia Humana- Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, VIH-SIDA, se ha convertido en una epidemia, que cada vez cobra más número de vidas humanas.

    En cuanto a los derechos humanos, la consecuencia más grave es la discriminación que reciben las personas portadoras del VIH y las enfermas de SIDA, por parte de distintos sectores de la sociedad.

    La discriminación es dar trato de inferioridad a una persona o a un grupo de la sociedad, generalmente por motivos raciales, religiosos, culturales, políticos, económicos, o bien por discapacidad física o mental y, en el caso del VIH-SIDA, por razones de salud.

    Además de dañar a la sociedad, cuando se discrimina a las personas contagiadas por el VIH-SIDA se viola su dignidad y sus derechos fundamentales como seres humanos. En este sentido, es importante entender que el SIDA afecta la salud y la vida del ser humano, pero nunca su dignidad y sus derechos.

    En las sociedades actuales, la discriminación puede llegar a ser cotidiana, aceptada y muchas veces fomentada, ya que se cree que existe la necesidad de remarcar las diferencias de las personas, según el género, la edad, el color de la piel, la preferencia sexual, la condición física o mental, la calidad migratoria y la situación jurídica.

    Por lo anterior, en forma equivocada, algunas personas de distintos grupos de la sociedad no sólo se consideran diferentes sino que, incluso, se creen superiores a los demás y, por tanto, piensan que tienen más derechos.

    Al considerar que hay diferencias entre las personas, se establece una división que enfrenta y separa a la sociedad, separándola en grupos y generando la ausencia de un verdadero sentimiento de solidaridad.

    Con frecuencia, el VIH-SIDA se suma a una serie de actitudes que usan ciertos grupos de personas para tratar de justificar una conducta discriminatoria, con el pretexto de proteger la salud pública.

    Con esta discriminación, se logra:
    • Perjudicar a las personas infectadas por el VIH, así como a sus familiares y a quienes las rodean, dificultando que reciban muestras de apoyo y solidaridad.

    • Dañar la posibilidad de las personas para aprender e informarse sobre la epidemia y, por lo tanto, se disminuye la capacidad de respuesta ante el reto que representa prevenir la infección del VIH.

    • Alejar a las personas de los lugares donde se proporciona información relacionada con el VIH-SIDA, porque les da pena o vergüenza acudir a esos sitios, debido a los posibles comentarios que puedan hacer otras personas.

    • Difundir los mitos y falsedades que hay sobre la epidemia. Esto causa un miedo injustificado sobre un posible contagio al tratar con personas infectadas de VIH-SIDA.

    • Reforzar la idea errónea de que el SIDA es una enfermedad exclusiva de determinados grupos sociales, tales como los homosexuales, los sexoservidores/as y los drogadictos/as intravenosos. Con este razonamiento, se ha llegado a creer que quien no pertenece a dichos grupos no corre el riesgo de infectarse.

    • Fomentar la intolerancia hacia los grupos antes mencionados que, de manera equivocada, han sido percibidos como representantes de la enfermedad. Hay personas que en lugar de adoptar las medidas necesarias para prevenir la infección, pretenden encontrar supuestos responsables de la evolución de la epidemia.

    • Propiciar una división de la sociedad, ya que se causa un enfrentamiento entre los derechos de la mayoría no infectada y los derechos de las personas afectadas por el VIH.
    Es importante tener claro que no existe un conflicto entre los derechos de las personas no infectadas por el VIH-SIDA y los derechos de las personas afectadas por el virus; por el contrario, conviene recordar que hay una estrecha relación entre la protección de los derechos de las personas portadoras de VIH y enfermas de SIDA, y las posibilidades de prevenir la infección en beneficio de la salud pública.

    Volver al índice


    Sitios de interés
    Consejo Nacional para la Prevención
    y Control del SIDA (CONASIDA) México

    www.ssa.gob.mx/conasida

    Sobre el SIDA:
    • Información general
    • Prevención
    • Sexo seguro y uso del condón
    • Epidemiología
    • Temas médicos
    • Temas sociales
    • Organizaciones no gubernamentales de México con trabajos relativos al SIDA
    • Biblioteca
    • Sitios de interés
    Organización Panamericana de la Salud (OPS)
    www.paho.org/spanish
    En Inglés con versión al Español

    Sobre el SIDA en América Latina y el Caribe:
    • Información general
    • Sexo seguro y uso del condón
    • Estudios y documentos técnicos
    • Base de datos de VIH-SIDA en la región
    • Boletín trimestral de VIH-SIDA y jóvenes en la región
    • Tratamientos antirretrovirales, precios y políticas de
    • acceso a los medicamentos
    • Tratamientos antirretrovirales en pacientes pediátricos
    • Bibliografía
    • Actividades de la OPS
    Iniciativa Regional sobre SIDA para América Latina y el Caribe (SIDALAC)
    Organización con sede en México
    www.sidalac.org.mx

    Sobre el SIDA:
    • Información general
    • Epidemiología
    • SIDA y sociedad
    • SIDA y economía
    • SIDA y políticas públicas
    • Sexo seguro y uso del condón
    • Antirretrovirales
    • Lactancia materna
    • SIDA y prisiones
    • Sitios de interés
    Amigos contra el SIDA México
    www.aids-sida.org

    Sobre el SIDA:
    • Información general
    • Cronología del VIH-SIDA
    • Preguntas más frecuentes
    • Diversidad sexual y SIDA
    • Sexo seguro y uso del condón
    • Discriminación a personas con VIH-SIDA y Comisión Nacional de Derechos Humanos
    • Tratamientos actuales
    • Documentos varios
    • Boletín SIDA hoy
    • Biblioteca básica sobre el SIDA
    • Eventos y actividades
    • Sitios de interés
    Info Red SIDA
    Nuevo México, Estados Unidos
    En Inglés con versión al Español
    (Info Red SIDA es un proyecto del Centro para la Educación
    y Entrenamiento sobre el SIDA, de la Universidad de
    Nuevo México, Estados Unidos)
    www.aidsinfonet.org/?newLang=es

    Sobre el SIDA:
    • Información general
    • Educación y prevención
    • Sexo seguro y uso del condón
    • Estudios clínicos
    • Tratamientos
    • Mujeres y SIDA
    • Niños, jóvenes y SIDA
    • Nutrición
    • Glosarios y diccionarios
    • Revistas y boletines
    • Asociaciones profesionales
    • Organizaciones activistas
    • Sitios de interés
    Fundación del SIDA de San Francisco
    (San Francisco Aids Foundation)
    San Francisco, Estados Unidos
    En Inglés con versión al Español
    www.sfaf.org/betaespanol

    Sobre el SIDA:
    • Información general
    • Sexo seguro y uso del condón
    • Pruebas de detección
    • Etapas del VIH
    • Síntomas
    • Tratamientos antirretrovirales reforzadores del sistema inmunológico
    • Tratamiento y prevención de distintas enfermedades oportunistas en personas con VIH-SIDA
    • Nutrición, factores positivos y negativos
    • Actitud mental de personas con VIH-SIDA
    • Boletín BETA
    • Sitios de interés
    ACTUA
    Asociación de personas que vivimos con VIH-SIDA
    Barcelona, Cataluña, España
    www.interactua.net

    Sobre el SIDA:
    • Información general
    • Guía del paciente con tratamientos antirretrovirales
    • Guía de cuidados para mujeres seropositivas
    • Guía de autoayuda emocional para personas con VIH
    • Foro
    • Biblioteca
    • Sitios de interés

    Volver al índice

    Salir